Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE

Ego vs Alma

Acerca del carcelero del Alma...

Escrito por quinqui el 09/12/2015 21:36 hrs. Modificado el 09/12/2015 21:42 hrs.
Guardado en Pensamientos
Etiquetas: Teorías
Por ahí escuché una teoría que dice que nuestro Ego es el carcelero de nuestra Alma. No quizás con esas palabras, pero resumiendo sería algo como eso.

Y si lo pensamos un rato, podría ser cierto.

Sólo reflexionemos sobre las cosas que nos causan dolor: no tienen relación con el Alma, sino con nuestro Ego. El que se siente herido, ofendido o dañado es siempre nuestro Ego. Nuestra Alma es indolente. Si el Alma es sólo energía, o algo como una voluntad pura y sin mancha, incorrupta, que tiende a la armonía y el equilibrio, nada tendría que afectarla. El Ego, por su parte, podríamos decir que también es una voluntad, pero que debido a que vive del contacto con el mundo, de las sensaciones y del exterior, se encuentra totalmente contaminado. Además, no tiene motivo ni objetivo propio, depende de los otros Egos para percibir su propia existencia.

Siguiendo con esta teorización, si el Alma ya se encuentra llena de propósito y suficiencia, y el Ego, totalmente carente de sentido, es claro que la primera es sinónimo de Lleno, mientras que el segundo, del Vacío. Y si aplicamos leyes físicas, el acto por naturaleza del vacío es Absorber. Como un agujero negro insaciable, el Ego necesita la atención, la aprobación constante para sentirse "no tan vacío".

Y nosotros, hechos de Ego y Alma, nos olvidamos del Alma y perdemos el tiempo atendiendo las necesidades estúpidas del Ego, cuando podríamos estar elevándonos al apoyar a nuestra Alma en sus altos objetivos. Cierto es que si lográramos desprendernos del Ego, volaríamos como espectros, o energía pura, tal vez sin "personalidad" ni "apegos". Pero ¿quién dice que en el mundo superior las Almas no saben amar? Al menos, yo quiero creer que existen niveles del mismo sentimiento o emoción, y que no están circunscritos a un plano existencial.

En esta teoría, si escucháramos a nuestra Alma, probablemente sabríamos qué estamos haciendo en el mundo, para qué y por qué existimos, adquiriríamos verdadera conciencia de nuestra función o propósito, y dejaríamos de lamentarnos por sentir que vegetamos o que no hemos logrado ser felices. Porque esas lamentaciones las fomenta nuestro intercesor con el mundo material: el Ego. El Ego se siente tranquilo si estamos pendientes de él, por supuesto. Como un niño pequeño que jamás crecerá.

Pero he hablado puras pestes del Ego. ¿Acaso no tendrá alguna característica favorable que justifique su existencia? Pues en el mundo animal, supongo que es crucial para la supervivencia, la competencia y supremacía sobre los demás animales. Entonces surge la pregunta: ¿Queremos seguir siendo sólo animales?
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.