Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
Yamaha Synth Keyboard

Música Electrónica (Synth)

De gustos y vicios

Escrito por quinqui el 03/08/2016 18:31 hrs. Modificado el 03/08/2016 18:38 hrs.
Guardado en Pensamientos
Por regla general, soy una persona bien controlada; puede que quienes me conozcan me tengan incluso de persona estricta y severa (lo cual no molesta mucho la verdad). Pero existe algo en lo que me declaro totalmente adicta y sin control: la música. Es muy raro para mí pasar más de un día sin escuchar música, sea en la radio, la TV, internet, en las calles con los audífonos puestos (expuesta a peligros por no estar 100% alerta, lo sé), pero supongo que lo hago porque es una de las pocas cosas en que no siento que sufra perjuicio o daño colateral por ser viciosa en ello.

El caso es que, dentro de los cientos de estilos musicales que existen y entre los pocos que me gustan, la música synth electrónica se lleva el podio #1.

Cierta vez que conversaba sobre gustos musicales con un profesor de Electricidad (valga la coincidencia xD), me decía que para él el Rock lo era todo. Tal vez por eso su reacción fue tan negativa cuando le mencioné que mi estilo favorito era el Electrónico. Si bien no me di el trabajo de explicarle (que hay muchos subestilos y que a mí me gustan unos cuantos de ellos), debo decir que me sorprendí, pues siendo él una persona melómana, ¿cómo despreciar tan cerradamente otro estilo musical? En su momento, pensé “de pronto cree que me refiero al punchi-punchi” (electrónica de fiestas rave, terriblemente monótona y acéfala), pero no tuve tiempo (ni interés) en ahondar más el tema con él. Ni con nadie, la verdad.

Pues la música es para mí algo muy personal. Una experiencia personal. Casi intransferible. Como lo que dicen del arte mismo, que es subjetivo.

Aun así, en mis devaneos musicales, he llegado a creer que de pronto la música es el lenguaje nativo del alma (Wow O_o). Porque si no ¿cómo se explica que todos los seres humanos apelemos a ella, independientes del idioma hablado? ¿Cómo se explica que haya estado presente con nosotros desde que existimos? (al menos eso parece según los registros históricos de nuestra especie). Sin ir más lejos, los mismos animales nos enseñan melodías si les ponemos atención. Por ahí dicen que todo en el universo canta —como aquel amigo que en una velada etílica decía emocionado que el universo estaba todo hecho de música (por eso de la teoría de las cuerdas, etc…).

El caso es que a mí me pasa que, por lo general, escucho música ElectroPop, pero sin prestar atención a las letras. Cierto es que en la letra va el mensaje que el artista quiso expresar, pero igual de cierto es que la música en sí misma ya transmite su propio mensaje. Hay melodías tan emotivas, requiebros en la voz del cantante, un instrumento que entra en la parte más crítica, tantos momentos en una canción que hacen de la misma una historia completa. No tengo problemas con escuchar canciones en otros idiomas, por lo mismo, porque ya que no entiendo lo que dicen, las voces pasan a ser otro instrumento más en la armonía general. Puedo emocionarme, alegrarme o llorar, sólo escuchando lo que la música me expresa. De hecho, a veces siento que la letra “ensucia” a la música, y por eso paso de ella sin reparos. Aunque, en muy pocas ocasiones, me he encontrado con letras que sí me tocan el corazón, y/o que están muy bien enlazadas con la melodía (en cuanto a mensaje), por lo que no echo en un solo saco a todas las letras.

No obstante, este gusto mío por la música electrónica en específico me ha supuesto, de un tiempo a esta parte, un misterio. ¿Por qué me gusta? Si alguien me lo preguntara, no sabría qué decir aparte de un vergonzoso “No sé” o un escueto “porque me hace sentir bien” XD. Aunque no es que tratara de descifrarlo, pero resulta que hace un par de días, vi un video donde precisamente un músico de este estilo, el archi reconocido y maestro Jean Michel Jarre, explicaba lo que era (supongo que para él) este estilo musical, y su relato no hizo sino llevar a palabras mis propios sentimientos. Lo cito (disculpen los errores de mi pobre intento al transcribir sus palabras):

“For me, composing music is doing the soundtrack that everyone can use for creating their own movie in the mind. When you’re watching a landscape, you can see, for instance, the leaves of the trees move at a certain speed; having, for instance, waves also moving at a total different tempo; birds in the sky flying also at a different speed; people walking also at a different tempo; and all these random rhythmic elements are part of the perfect harmony of the landscape. So that was the idea of electronics.”

Jean-Michel Jarre, Hans Zimmer - Jean-Michel Jarre with Hans Zimmer Track Story

(Minuto 01:40 a 02:17)

¡Esa era la respuesta! ¿Por qué me gusta tanto la música electrónica? Pues porque soy una persona que ama la naturaleza, que ama la armonía, que ama los procesos funcionales, la belleza de la organización eficiente: y eso es lo que tiene la música electrónica: una emulación, un tributo, una expresión de la armonía. Tantos planos musicales compartiendo el mismo tiempo, potenciándose los unos con los otros, generando espacio, de una manera deliciosa y sensible.

Para muestra un botón: una de las canciones electrónicas que he conocido ahora último y que me hace vibrar al intentar captar todas sus capas melódicas:

The Dignity of Labour - XRV


* No haré una lista de mis artistas favoritos ni más escuchados aquí, porque siento que sería injusto mencionar a unos, dejando fuera a los que no recuerdo ahora o porque sólo son canciones aisladas, etc (synth, electropop, britpop, italodisco, pop industrial, etc...). Sólo diré que todo comenzó, para mí, en los 80s, escuchando a Erasure, Pet Shop Boys y Depeche Mode, entre otros...


Crédito Foto: Best Casio & Yamaha Professional Digital Piano & Synth Keyboards
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.