Magazine Misceláneo de quinqui

Rinconcitos del Baúl

MINE
The Giver

Temática: Distopía

Sobre sociedades perfectas en las que nadie quiere vivir

Escrito por quinqui el 01/06/2016 01:43 hrs. Modificado el 01/06/2016 01:43 hrs.
Guardado en Cine y TV
Hace una semana o más, (gracias a san Netflix) vi una película de aventuras y ciencia ficción llamada "El dador de recuerdos" (originalmente "The Giver"). A medida que la iba viendo, por supuesto me llamó la atención aquella propuesta de sociedad perfecta que la historia nos mostraba. Esto ya me había pasado cuando vi la película de "Divergente". De hecho, en ambas historias, me gustaron mucho las sociedades que se mostraban. Eran novedosas. Al menos para mí.

Pero, claro, luego vino lo que hace que las historias pierdan el interés: el clásico personaje protagónico que se siente distinto del resto. Y que ya suponemos que, a causa de él, dicha sociedad perfecta se irá al tacho de la basura. Esto no es siquiera un spóiler, pues esto es casi un canon en este tipo de historias.

Porque investigué. No qué bruto que profundo, pero al menos revisé la santa Wiki, donde aprendí que este tipo de historias se enmarcan en una temática llamada "distopía". En su momento ni siquiera me puse a averiguar qué significaba el término, porque era claro que, ya que no era "utopía", debía ser algo que quiso serlo, pero falló. Ahora recién acabo de leer la definición en la RAE online, donde dice "Representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana.", lo cual confirma las suposiciones.

Otra cosa que me enteré leyendo la Wiki fue que esta película una vez más está basada en un libro. No me extrañó. Y mucho menos me sorprendí al saber que lo había escrito una mujer: de hecho lo presentí tan sólo al ver la película. No sé si será cuestión de género, pero parece que estas muchachas tienden a gozar creando cosas geniales que luego destruirán por motivos empalagosos como el romance y el amor...

La conclusión a la que llegué es a que, en este tipo de historias, se plantea un simple y sencillo dogma: la sociedad en la que vivimos (la real, no las inventadas) es la mejor, no hay nada superior. Cualquier intento por crear una sociedad donde se ocupe el cerebro está condenada al fracaso. Porque lo que importan son la individualidad y las pasiones desenfrenadas, aquello que nos hace humanos, como decía el pequeño Mouse de "The Matrix".

No sé si decir que estoy en contra de este postulado. Porque no puedo negar que disfruto de los placeres que nos entrega esta sociedad capitalista en la que vivimos, pero tampoco niego lo mucho que me disgustan las cosas que conlleva este tipo de esquema sociocultural, como la pseudo libertad de expresión y pseudo tolerancia (términos rimbombantes que a los más intolerantes les encanta jactarse que los practican, mintiendo descaradamente sobre su estrecha realidad).

Por eso digo que me gustan mucho las propuestas de sociedad perfecta que estas historias plantean, pero ahí me quedo, imaginando cómo sería vivir en ellas, cómo enfrentaría los problemas y cómo lograría ser feliz en ellas. Total, soñar no cuesta nada :P El romance y las aventuras déjenselas a Corin Tellado :)


Crédito Foto: White Cat Publications
comments powered by Disqus

Más Imágenes

El Baúl de quinqui © 2012, 2017 Carolina Casanova García
Los contenidos mencionados y descritos en este sitio son propiedad de sus respectivos autores,
y se encuentran aquí sólo como referencia.